HomeChefs HeladerosChristian Faure

Chefs Heladeros y Colaboradores

Imagen del producto

Nosotros tenemos que ser capaces de dar felicidad al cliente y, sobre todo, no decepcionarles nunca.

FbTw

Christian Faure

Maison Christian Faure \ http://maisonchristianfaure.ca

Es MOF Glacier 1997, una promoción que homenajeó al heladero (también MOF Glacier) Bernard Huguet. Christian Faure es un veterano heladero y pastelero con una pastelería clásica del mismo nombre en Montreal, Canadá. Ha sabido adaptar su oferta de heladería y pastelería a la demanda de clásicos galos de una parte importante de la clientela francesa que lleva muchos años viviendo en Canadá. Además, como ciudad de la provincia de influencia francófona Quebec, especialidades francesas como los vacherins tienen buena acogida por defecto.

Comienza a interesarse por la heladería gracias a los MOF Glaciers y docentes del CFA (Centro de Formación de Aprendices), Joseph Aimar (MOF 1976) y Alain Berne (MOF 1982). Ellos fueron una pieza clave en la decisión de Faure de presentar batalla para obtener el título de MOF Glacier.

Pese a que en la Maison Christian Faure el helado representa únicamente el 15% de la carta, se comercializa todo el año. El surtido rota en función de la temporada, con la presencia de frutas más refrescantes en forma de helado a granel en verano y, durante el invierno, se incrementa el consumo de las tartas heladas. Todo evoluciona despacio en un establecimiento que cuida mucho su imagen y la efectividad comercial de sus productos.

Además del helado, Faure también ofrece un servicio de realización de esculturas de hielo personalizadas que se pueden encargar con un mínimo de tres semanas de antelación. También existe un aula de formación que incluye cursos de heladería. 

Recetas publicadas en heladeria.com

Hemeroteca

Imagen de Editorial AH 181. Sabor y formato, progresando a buen ritmo
Editorial

Editorial AH 181. Sabor y formato, progresando a buen ritmo

En el último número nos replanteamos los límites convencionales del sabor desde prismas muy diferentes. Uno de los más estimulantes es el de César Romero, quien invita a prescindir de los acentos lácteos en un helado que tiene las ventajas de textura y estructura de una crema blanca convencional, pero sin leche, leche en polvo ni nata.